retrato_142

Juanjo Vázquez

Mi nombre es Juanjo, pero casi sin querer, muchos amigos me conocen como Bran Flakes. Hasta en pequeños detalles, como éste, muchas veces la vida nos arrastra.

De igual manera que con el alias, las circunstancias han hecho derivar mi inclinación natural hacia los temas creativos, por una dedicación profesional en asuntos administrativos y de gestión. Por el momento tengo trabajo estable, puedo considerarme afortunado.

Ha sido muy agradable posar para Iván. Hablamos de muchas cosas, como esas cuestiones que he indicado y otras pequeñas filosofías: encontrar el momento (nunca es tarde) para aquellas aptitudes antes no realizadas; la búsqueda de la perfección, que a veces conduce a infravalorar lo que hacemos y dejarlo aparcado… Una tarde inolvidable, llena de ideas, recuerdos e inquietudes.

No considero mis problemas importantes, pero no puedo dejar de sentir desazón por la situación general. Ese hálito de tristeza que inevitablemente te acompaña ante un mundo que no es el que deseas. Una sensación que los filósofos denominan Weltschmerz, que cada vez nos invade más y que incluso es fomentada interesadamente.

Me parece muy necesario aportar ideas que se enfrenten a la situación actual con ilusión y alegría. Cambiar las cosas no es algo que sólo debamos solicitar a ciertos personajes o instituciones. También ha de partir de nuestra actitud personal, de nuestras acciones, de nuestros pasitos de bebé, de nuestro optimismo frente a las dificultades. Estoy seguro de que el proyecto de Iván es una buena muestra de ello.

  • 2013